Impacto economico proliferacion algas
Artículo

El impacto económico de la proliferación de algas

Las proliferaciones de algas y cianobacterias son motivo de gran preocupación para los organismos ambientales, las empresas de agua potable, los ayuntamientos y la población en general.

La incidencia de las floraciones de algas nocivas (FAN), junto con sus efectos adversos, ha ido en aumento en los últimos años como consecuencia del cambio climático, el aumento de la filtración de fertilizantes en las fuentes de agua y el ritmo acelerado de la urbanización. Sin embargo, ¿cuáles son las consecuencias económicas de una proliferación descontrolada de algas? ¿Hay alguna manera de resolver, prevenir o controlar este fenómeno? ¿Cuáles son las implicaciones de no hacer nada al respecto?

Actividades económicas afectadas por las proliferaciones de algas

Se estima que las floraciones de algas tienen un impacto económico negativo en varias industrias. El impacto económico no se limita a las algas tóxicas, sino que incluye también las algas nocivas, las que no liberan toxinas pero su proliferación también provoca problemas operativos y el deterioro de la calidad del agua. Este análisis considera básicamente cualquier acumulación de algas que pueda causar problemas operativos, deterioro del atractivo de la tierra y especialmente un efecto negativo en la calidad del agua.

Entre las actividades económicas que tienen un impacto económico considerable debido a la proliferación de algas se incluyen:

El aumento de los costos de tratamiento del agua: Esto incluye el costo directo de los suplementos o equipos para hacer frente a una floración de algas, y también las medidas de retribución que pueden aplicarse a una población afectada, en caso de que los efectos no puedan evitarse. Por ejemplo, en el lago Sauce, en el Uruguay, un importante lago que suministra agua a la zona turística de Maldonado, experimentó una floración de cianobacterias que deterioró considerablemente la calidad del agua del lago. Esto obligó a la compañía suministradora de agua a dejar exentos a los usuarios de efectuar un pago que representó una pérdida directa de 4 millones de dólares de los EE.UU.

En la industria turística. El caso de los Sargazos en la República Dominicana ilustra el problema. Una zona de atracción turística se vio afectada causando el cierre de playas, un reducido número de visitantes y, en consecuencia, las personas que subsistían de las actividades turísticas sufrieron directamente pérdidas de ingresos. La situación se agrava cuando los efectos negativos persisten incluso después de haber restablecido la calidad del agua. Los visitantes tienden a evitar las zonas donde se han producido floraciones de algas como precaución, lo que empeora aún más el impacto económico.

En la industria pesquera; las granjas acuícolas han sufrido pérdidas de hasta 24 millones de dólares tras la muerte de peces a gran escala como consecuencia de un brote de crecimiento de algas tóxicas. Al igual que en la situación del turismo, el impacto económico va más allá de la pérdida de existencias de pescado para los pescadores porque los consumidores de pescado forman una percepción desfavorable que sólo profundiza las pérdidas financieras con el tiempo. Un estudio realizado en 2011 estimó en 900 millones de dólares las pérdidas económicas para la industria pesquera, sólo en los Estados Unidos.

Disminución del valor de la propiedad. Los lagos pueden aumentar el atractivo en los alrededores de los desarrollos urbanos, incrementando así el valor de una propiedad entre un 25% y un 40%. Cuando la calidad del agua de un lago es tan precaria que desprende malos olores y toxinas, el valor de una propiedad tiende a disminuir considerablemente. Según algunos estudios, el impacto negativo en el sector inmobiliario se ha cuantificado en la asombrosa cantidad de 2.000 millones de dólares de pérdidas anuales.

Además del impacto adverso en estas industrias específicas, varios estudios han estimado el impacto negativo en la economía debido al ausentismo, la baja productividad, las enfermedades y otros problemas relacionados con la población, que en situaciones crónicas pueden tener repercusiones importantes en comunidades enteras.

Estimación total

A grandes rasgos, el impacto económico se calcula teniendo en cuenta las pérdidas netas (como en la industria pesquera), los gastos médicos, la baja productividad, los costes de vigilancia y las soluciones como forma de comparación respecto a un escenario sin la presencia de algas nocivas. Los ejemplos mencionados anteriormente dejan claro que la inversión en la mitigación y el control de las proliferaciones de algas es una decisión basada en razones justificadas. Ser consciente de las consecuencias perjudiciales y, sin embargo, pasar por alto el problema no es una opción.

Innovación and acción

Afortunadamente, existen mecanismos para hacer frente a las FAN, dependiendo del problema a resolver o en la etapa de su desarrollo. Las técnicas para regular el suministro de fertilizantes en el agua es una forma de atacar los efectos desde el principio, pero exige una amplia planificación y fuertes compromisos por parte de los gobiernos de impactos de gran alcance.

El ultrasonido ha demostrado ser un método eficaz para abordar casos concretos de floraciones de algas en grandes cuerpos de agua, y sirve como instrumento de detección temprana de algas que permite un tratamiento preventivo más que reactivo. La utilización de las tecnologías de ultrasonido se ha ido ampliando de acuerdo con la tendencia mundial a sustituir los métodos químicos por métodos físicos en el tratamiento del agua para reducir el impacto ambiental, y siguiendo el camino de la sostenibilidad, un desafío cada vez mayor para la humanidad.