Noticias 27 Abr, 2021

Científicos: las floraciones de algas emiten toxinas peligrosas en el aire

Las floraciones de algas nocivas (FAN), se han vuelto más dañinas. Un estudio reciente publicado en la revista arbitrada Lake and Reservoir Management descubrió la toxina de algas anatoxina-a (ATX) en el aire por primera vez. Sus síntomas severos y rápidos le han valido a ATX la etiqueta de «Factor de muerte muy rápida».

Se agregada una nueva preocupación a la lista

Muchos han oído hablar de los efectos nocivos de las FAN en los ecosistemas marinos y de agua dulce. Estas floraciones no solo degradan la calidad del agua e interrumpen los procesos de tratamiento, sino que pueden causar enfermedades graves en humanos y animales. Además, el exceso de algas amenaza la vegetación acuática, el zooplancton y otros organismos acuáticos.

Normalmente, la exposición a esta toxina se produce por actividades acuáticas recreativas o por beber agua contaminada. Este estudio es el primero en reportar ATX en el aire que se encuentra fuera de un ecosistema acuático.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), los investigadores del estudio expresaron su preocupación por el ATX, ya que es neurotóxico. En dosis agudas, puede causar rápidamente espasmos musculares, pérdida de coordinación, parálisis respiratoria e incluso la muerte en humanos y animales. Debido a la gravedad de los síntomas, todavía no existe un antídoto.

El cambio climático y la propagación de FAN van de la mano: a medida que el cambio climático y sus consecuencias se vuelven más severos y visibles, también lo hacen las floraciones de algas: «La ATX es una de las cianotoxinas más peligrosas producidas por las floraciones de algas nocivas, que son cada vez más predominantes en lagos y estanques de todo el mundo debido al calentamiento global y el cambio climático», dijo en un comunicado de prensa el autor principal del estudio, el Dr. James Sutherland, del Consejo de Tierras de Nantucket.

Metodología

Nunca antes se había encontrado ATX en la atmósfera, pero se sospechaba que, en circunstancias ambientales específicas, podría transmitirse por el aire.

Para probar esta hipótesis, se recolectaron muestras de aire y agua durante una floración de algas en Capaum Pond (área de superficie: 7.3 ha; profundidad máxima: 2.3 m) en la isla de Nantucket en Massachusetts, EE. UU., de julio a octubre de 2019. El estanque es conocido por ser hipereutrófico.

Para recolectar estas muestras se utilizaron filtros de fibra de vidrio. Se aplicó una técnica llamada ‘cromatografía líquida-espectrometría de masas en tándem’ para reconocer ATX en las muestras. Los investigadores detectaron ATX en las muestras de agua, con concentraciones que fluctuaban hasta 21 ng/mg. Encontraron la misma toxina en el aire alrededor del estanque, «a una concentración promedio de 0,87 ng/filtro, lo que corresponde a una posible exposición en el aire de 0,16 ng/m3».

No está claro para los investigadores cómo se libera ATX al aire; especulan que podría haber ocurrido «dentro de pequeñas gotas de agua, adheridas a partículas de aerosol o incluso dentro de cianobacterias expulsadas al aire».

Mantener las aguas libres de floraciones de algas

A medida que el cambio climático acelera la proliferación de FAN, es fundamental que los administradores y las autoridades del agua se mantengan un paso por delante de la proliferación de algas; para determinar si aparecerán las FAN, cómo y cuándo.

La solución más confiable son los datos en tiempo real.

En otras palabras: recopilar, almacenar y analizar continuamente las tendencias de las algas y los parámetros del agua en tiempo real. Este tipo de información permite a los administradores del agua construir modelos basados ​​en datos, lo que les permite comprender mejor la química de su masa de agua, así como el período del año en que es más probable que ocurran y en qué cantidad.