Artículo 27 Sep, 2021

Cómo controlar el TSS y el pH en estanques y lagunas industriales

  • Las floraciones de algas verdiazules pueden formarse fácilmente en aguas industriales;
  • Las algas provocan una gran variedad de problemas. Lo más preocupante es que afectan el pH y el TSS;
  • Monitorear y controlar el crecimiento de las algas mantiene el TSS y el pH bajos, lo que ayuda a cumplir con las regulaciones gubernamentales.

¿Cuáles son las regulaciones gubernamentales para la descarga?

En pocas palabras, las Regulaciones de los Ministerios Medio Ambientales se crearon para proteger la salud de las personas y la calidad del agua. Imponen límites a lo que se permite descargar y establecen normas de seguimiento y presentación de informes. Hay normas específicas para cada persona que descarga contaminantes.

El cumplimiento de estas regulaciones es importante, ya que el agua descargada fluye hacia las vías fluviales locales y puede dañar el medio ambiente. En algunos casos, el agua en vez de ser descargada es reutilizada en la planta de tratamiento. Los niveles altos de TSS pueden convertirse en un problema, obstruyendo los filtros mucho más rápido y dificultando las operaciones. De manera similar, cuando los niveles de pH se vuelven demasiado altos, los procesos químicos en la planta son menos eficientes.

¿Cómo las algas alteran el pH, TSS, DBO en el agua?

Wastewater discharge pipes

El agua tibia, estancada y rica en nutrientes crea las condiciones ideales para que se formen las floraciones de algas. En estanques industriales, lagunas y torres, estas floraciones causan todo tipo de problemas. Pueden producir olores a moho y agotar el oxígeno disuelto. Además, liberan amoníaco y fósforo en el agua y se acumulan como lodo a medida que mueren.

Lo más preocupante es que las algas aumentan los niveles de pH, TSS y DBO, lo que dificulta la descarga de agua al medio ambiente y pone en riesgo el cumplimiento de las Regulaciones de los Ministerios Medio Ambientales.

¿Cómo se puede mantener el TSS y el pH bajos?

Como las algas afectan directamente el pH y el TSS en las aguas industriales, es fundamental saber si crecerán y cuándo. Para lograr esto, el monitoreo en tiempo real es esencial. Al monitorear continuamente lo que está sucediendo en un cuerpo de agua, se puede saber inmediatamente los cambios que ocurren y así ser proactivo.

Para mantener las operaciones en marcha se deben controlar los niveles de pH y TSS. Sin embargo, cuanto más crecen las algas, más aumenta el pH, alcanzando niveles altos de hasta 8.5, incluso 9.5. Cuando el agua se mantiene en un depósito o estanque abierto, la presencia de sólidos en suspensión es ocasionada principalmente por las algas.

¿Cómo se pueden controlar las algas a largo plazo?

Aunque hay muchas opciones para elegir cuando se trata de control de algas, la mayoría de las soluciones no son efectivas. Sus efectos desaparecen rápidamente, regresando al punto de partida. Por ejemplo, los tratamientos químicos son efectivos y ofrecen resultados rápidos; sin embargo, matan las algas sólo después de que han crecido y han causado problemas. Deben ser dosificados con frecuencia y no son seguros para el medio ambiente. Además, los productos químicos pueden causar corrosión y otros problemas dentro de una planta de tratamiento de agua. Algunos incluso pueden elevar los niveles de pH y TSS.

Una alternativa es la tecnología ultrasónica, que altera el crecimiento de las algas, evitando la formación de floraciones. Este método no deja residuos en el agua y trabaja en armonía con el ecosistema. El sistema ultrasónico MPC-Buoy también monitorea los parámetros del agua en tiempo real, ofreciendo información continua sobre TSS, pH y otros. Además, envía mensajes de alerta, por correo electrónico, a los clientes cuando parámetros específicos son infringidos. De esta manera, se puede ser proactivo y garantizar el tratamiento a largo plazo.