Artículo 19 Jul, 2021

3 razones para elegir LG Sonic: La perspectiva de un cliente

En nuestro último webinar: “Controlando floraciones de algas con ultrasonido en cuerpos de agua”, Luis Salcedo, Subdirector de Operaciones de CAASD (Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo), nos mostró el paso a paso que dieron desde una floración de algas dañinas hasta una solución confiable para un embalse de agua potable de 7 km2.

El embalse de Valdesia es el principal abastecimiento de agua potable para la población de Santo Domingo y sus provincias. A fines de 2018, una masiva floración de algas amenazó las operaciones del acueducto, haciendo que la CAASD buscara soluciones. La empresa utilizó varios métodos de tratamiento, pero ninguno de ellos resolvió el problema.

En este blog les mostraremos las 3 razones principales por la cuales Luis eligió LG Sonic y como tomó esta decisión.

# 1: Tratamiento

Cuando las algas comenzaron a aparecer y expandirse en el embalse, CAASD intentó tratar las floraciones con sulfato de aluminio. Pero, hacer ese tratamiento en un embalse de aproximadamente 7 km2 que almacena un volumen de 167 millones de m3 de agua, era prácticamente imposible.

Sin conseguir obtener resultados significativos, las algas llegaron a la planta de tratamiento de agua, siendo muy difícil que los filtros las eliminaran. Estos se obstruyeron y hubo que sacarlos para limpiarlos mecánicamente.

Durante muchos años, CAASD también utilizó sulfato de cobre como alguicida. Sin embargo, este método no resolvió el problema y llegó un momento en que instalar equipos de aireación o utilizar productos químicos, que deberían ser aplicados con frecuencia, ya no eran alternativas viables.

Cuando las algas llegaron a la planta, los técnicos recomendaron dosificar óxido de calcio en la entrada. Y una vez más los resultados no fueron los esperados.

Otra recomendación fue utilizar una malla para recolectar todas las algas que se acercaban a las tomas del acueducto. La CAASD también lo intentó, pero sus esfuerzos fueron en vano, ya que para eso los miembros del personal tenían que estar disponibles las 24 horas. Además, la cantidad de algas que se habían formado no eran manejables con este método.

La empresa también notó que la floración de algas tenía aproximadamente un metro de profundidad. Intentaron desaguar un poco la presa para eliminar parte del agua contaminada, pero el crecimiento de algas estaba fuera de control.

Luis dice que no dejaron el acueducto fuera de servicio mientras aplicaban los tratamientos. Solo comenzaron a ver mejoras significativas en la calidad del agua después de dos semanas de aplicar el tratamiento de LG Sonic.

# 2: Prevención

A continuación, se puede ver, en este video, la diferencia en la calidad del agua antes y después del tratamiento ultrasónico. Las imágenes hablan por sí solas. Llegamos a pensar la gravedad de poner un acueducto que abastece al 37% de 3,5 millones de habitantes en riesgo.

En respecto a eso, Luis afirma que tal situación no puede volver a ocurrir e está decidido a hacer todo lo posible para evitarlo. También nos recuerda las desastrosas implicaciones de que un acueducto de esta magnitud deje de funcionar:

“Por eso soy tan categórico en decir que nosotros acá tenemos que hacer todo lo que sea humanamente posible para que eso no vuelva a ocurrir. Todo, desde la preservación del lago, desde controlar la descarga, hasta hacer acuerdo con la gestión integral de la cuenca. Las medidas que hay que tomar son multidireccionales”.

Continúa:

“Tenemos que hacer que estos aportes de nutrientes sean lo menos posible, porque los embalses siempre son instalaciones que son proclives al desarrollo de algas por la condición que tienen, donde el agua está estancada”.

Esto es especialmente importante en países con clima tropical, donde hay más probabilidad de aparecer algas nocivas.

“Tenemos que estar preparados, para que en cualquier momento podamos enfrentarnos a este tipo de situación. Al final de todo, con esta problemática nos decidimos por la tecnología LG Sonic, porque era la que nos garantizaba un tratamiento permanente sin menos complicaciones, que abarcará todos los balses de la presa. Y producto de eso, hoy tenemos 47 boyas instaladas en la presa. Hemos tenido un excelente resultado”, agregó el Subdirector de Operaciones.

La tecnología LG Sonic tiene sensores de calidad del agua integrados en su sistema. Los sensores miden los parámetros clave del agua en tiempo real. Observar estos parámetros es crucial para predecir el crecimiento de algas.

# 3: Mantenimiento

Luis Salcedo valora la relación y comunicación con el equipo de LG Sonic, el cual ayuda con el mantenimiento de los instrumentos. En cuanto a garantizar la efectividad del tratamiento ultrasónico a largo plazo, Luis explica:

“Tenemos una lancha rápida […] los trabajadores van y básicamente limpian la lente de los transmisores, que aun que tiene su escobilla mecánica (Aquawiper™) para limpiarla de manera automática después de cada lectura [de los sensores de monitoreo] […] Nosotros chequeamos que el datalogger esté encendido, que la placa de los paneles solares estén bien. O sea, se le hace un chequeo físico y mecánico a la instrumentación, a las conexiones, y a la batería. Es algo realmente sencillo. Y no entorpece en nada con la navegabilidad”.