Artículo 6 Dic, 2021

Cómo MPC-Buoy evita que el agua potable en Colorado tenga mal olor

Colorado, como muchos otros estados de EE.UU., ha estado lidiando con el mal sabor y olor en el agua potable durante años. Según las autoridades, el agua suele ser potable, pero tiene mal sabor, especialmente durante el verano, cuando las algas contaminan las principales fuentes de agua.

En 2017 en Wellington (una ciudad en el norte de Colorado) un embalse de tratamiento logró mantener las algas bajo control por un tiempo, pero  para eliminar el problema por completo habría costado cientos de miles de dólares y muchos años para lograrlo.

Los motivos de eso son la infraestructura obsoleta y una población en constante crecimiento, que se ha triplicado en Wellington desde 2000. Esto aumenta la demanda de agua potable. Para lidiar con la situación, los residentes compraban agua embotellada cada vez que aparecía una floración de algas.

Desafortunadamente, Wellington no es la única ciudad en Colorado que ha estado luchando con el desafío constante de la floración de algas.

Ciudad de Superior

Wayne Ramey es el presidente y propietario de Ramey Environmental Compliance, Inc., que opera 32 instalaciones de aguas residuales y otras 40 instalaciones de tratamiento de agua en Colorado. Tiene más de 30 años de experiencia en la industria del tratamiento de agua y ha estado lidiando con la floración de algas y sus consecuencias durante años.

Wayne participó recientemente de uno de nuestros webinares, en donde compartió cómo ha estado lidiando con los problemas del agua potable y lo que ha hecho para reducir el mal sabor y olor en el agua potable de Colorado.

La empresa instaló su primer sistema MPC-Buoy hace dos años en un embalse de casi 500 mil metro cúbicos , aproximadamente 140 metros cuadrados de superficie, en la Ciudad de Superior, donde el agua siempre ha tenido problemas de sabor y olor, generalmente alrededor de agosto y septiembre.

Resultados en solo unas pocas semanas 

En cuestión de semanas, los niveles de turbidez y pH bajaron en el depósito.

“No podíamos creer lo rápido que funcionó, en tan solo cuatro semanas. Normalmente, durante los meses más problemáticos, utilizamos de 340 a 450 quilogramos de paquete [alguicida] por día. Y en el primer año de tratamiento ultrasónico, no tuvimos que agregar nada en absoluto”.

Wayne agregó: «Es bastante asombroso teniendo en cuenta que las personas en Colorado son algo sensibles al sabor del agua».

Johnstown

Contentos con los resultados en Superior, Wayne y su equipo instalaron otras dos MPC-Buoys en la ciudad vecina Johnstown, que siempre ha sido famosa por el desagradable sabor de su agua. Su agua pasa por dos embalses de pesca y también se utiliza para regar campos de alfalfa y maíz. Dado que hay dos fuentes de agua, decidieron adoptar un enfoque multifacético.

El equipo instaló un MPC-Buoy Pro (monitoreo de la calidad del agua en tiempo real combinado con tratamiento ultrasónico) y otro MPC-Buoy Light (sin monitoreo) en el embalse de Johnstown, que es un embalse más grande, poco profundo y muy susceptible a altos niveles de geosmina y MIB.

Poco después, los residentes de Johnstown notaron la mejora de la calidad del agua y la falta de olores y sabores a humedad.

«Hay una aplicación Nextdoor en Johnstown que es famosa por encenderse en agosto, septiembre y octubre con quejas de sabor y olor en el agua, y esta vez no había ninguna. De hecho, la gente decía: ‘¿Qué le hicieron al agua, por qué no la olemos cuando nos duchamos?’ ”, Concluyó Wayne: “Fue increíble”.

Actualmente se está planificando otra instalación para la comunidad vecina, la ciudad de Berthoud, que ha estado en las noticias nacionales hace unos 10 años debido al agua con sabor a algas, cuyo sistema de agua se detuvo.