Artículo 8 Nov, 2021

Floraciones Extremas de Algas que Invaden los EE.UU.

Playas cubiertas de miles de peces muertos. Más de 260 toneladas de vida marina fueron arrastradas a la costa, sin aliento a lo largo de más de 240 km.

No es una zona de guerra, es la horrible consecuencia de una floración de algas en Tampa Bay, Florida.

En los últimos años, los lagos de agua dulce, los estanques y muchas otras vías fluviales en los Estados Unidos han estado lidiando con un número creciente de floraciones de algas nocivas (FAN). Y lo peor es que parece que estos devastadores acontecimientos llegaron para quedarse.

Estas son algunas de las ocurrencias de FAN más notables en el país.

Grandes Lagos, Grandes Floraciones de Algas

Los Grandes Lagos, ubicados en América del Norte, entre la frontera de Estados Unidos y Canadá, representan aproximadamente el 21% del suministro de agua dulce del mundo. Los lagos Superior, Michigan, Huron, Erie y Ontario contienen más del 90% del suministro de agua dulce superficial en los Estados Unidos; más de 40 millones de personas dependen del agua potable de la región de los Grandes Lagos.

Lago Erie

La historia de las floraciones nocivas en el lago Erie es compleja y se desarrolló por diversas causas. Sin embargo, el factor principal es la eutrofización. Durante las décadas de 1960 y 1970, las actividades humanas, como la agricultura, el uso excesivo de fertilizantes y la industria, provocaron eutrofización y estimularon el crecimiento y la propagación de la floración de algas en el lago. Las floraciones parecían disminuir hasta finales de la década de los 90, cuando comenzaron a reaparecer. Desde entonces, las FAN resurgieron cada año, más graves y duraderas.

Uno de los eventos más notables ocurrió en 2011. Una floración récord cubrió aproximadamente más de 3000 metros cuadrados del lago, liberando una potente toxina llamada microcistina, que puede causar problemas graves de salud en los seres humanos, como dolor abdominal, vómitos, náuseas y neumonía. El nivel de toxicidad en el lago Erie excedió 224 veces las pautas de la Organización Mundial de la Salud.

En el verano de 2014, el suministro de agua potable a 400 mil personas en Toledo, Ohio, se cerró durante tres días debido a la toxicidad causada por las algas. Se aconsejó a las personas que no bebieran ni tocaran el agua y que buscaran atención médica si estaban expuestas a estas aguas contaminadas.

Hasta el día de hoy, la escorrentía de nutrientes continúa causando importantes problemas de algas en el lago Erie.

Además de contaminar los suministros de agua potable y afectar negativamente las actividades de natación, pesca, navegación y turismo, las floraciones de algas en el lago Erie han dañado, o incluso matado, la vida acuática al bloquear la luz solar.

Para evitar esto en el futuro, los estados de los Grandes Lagos se han fijado el objetivo de reducir las cargas de fósforo en Erie en un 40% hasta 2025. Esto implica mejorar los sistemas de tratamiento de aguas residuales y las actividades agrícolas. Sin embargo, los escépticos argumentan que, a menos que sean obligatorias, no se implementarán mejores prácticas y no se alcanzará el objetivo de 2025.

Lago Superior

El lago Superior es el más profundo y el más septentrional de los Grandes Lagos. Se llegó a pensar que era inmune a la floración de algas. ¿La razón? Falta de escorrentía de nutrientes de los alrededores y bajas temperaturas durante todo el año. Superior, sin embargo, es uno de los lagos que se calienta más rápido en el mundo.

En 2012, el lago tuvo su primera floración documentada de cianobacterias, lo que sorprendió a EE.UU. y a Canadá. Desde entonces, las floraciones dañinas se repitieron, pero las peores surgieron en 2018, cuando una gran floración se extendió por más de 80 quilómetros desde el este de Superior hasta las islas Apóstol en la orilla sur del lago. Después del evento, una revisión concluyó que las floraciones severas ocurrieron después de fuertes inundaciones y durante el verano.

Aunque más pequeñas, las floraciones de algas también continuaron apareciendo en 2021, lo que estimuló a los funcionarios estatales e investigadores a aumentar sus capacidades de monitoreo. Los lagos Michigan, Huron y Ontario también sufren de floraciones dañinas regularmente.

En los años en que ocurrieron las floraciones de algas en el lago Superior, el cambio climático, con temperaturas más cálidas y fuertes lluvias, favoreció a que las algas crecieran en exceso. El control ambiental deficiente también es uno de los principales culpables.

Las devastadoras mareas rojas de Florida

La marea roja es un fenómeno en el que se producen FAN en aguas costeras. Los primeros relatos registrados de marea roja (Karenia Brevis) en la costa del Golfo de Florida se remontan al siglo XVI, cuando los exploradores españoles escucharon historias de aguas rojas tóxicas que mataban peces y aves.

 

Las algas florecen en la costa del golfo de Florida

La primera marea roja registrada científicamente en la costa del Golfo fue en 1844.

La floración de algas continuó ocurriendo a lo largo de los años. Entre 2005 y 2006, una muerte masiva causada por otra marea roja mató a 190 delfines.

La floración de 2018

El evento de floración de algas más grande y mortal ocurrió en 2018. Cientos de tortugas marinas, una docena de delfines, cien manatíes, todos muertos y arrastrados a las costas de las playas de Florida. La vida silvestre también se vio gravemente afectada. Los científicos creen que esta floración comenzó en 2017 y duró 15 meses, después de que el huracán Irma azotara Florida. El agua traía nutrientes de la tierra al agua, alimentando a las algas.

Esta floración alcanzó $ 8 millones en pérdidas comerciales. Los científicos continúan monitoreando la floración de algas en Florida, con la esperanza de que algún día puedan predecir eventos relacionados con las algas.

Lago Okeechobee

Las floraciones de algas son un fenómeno habitual en el lago Okeechobee durante los meses de verano. Las floraciones son provocadas por la contaminación de nutrientes proveniente de desechos domésticos, industriales y agrícolas, y se ven agravadas por el cambio climático y las malas decisiones de gestión del agua.

En mayo de 2016, una floración masiva cubrió 85 kilómetros cuadrados del lago. Esta floración persistió durante mucho tiempo, degradando la calidad del agua hasta el Océano Atlántico.

Desde entonces, las floraciones en Okeechobee se han vuelto peores. En 2021, más de 800 km cuadrados del lago estaban cubiertos de algas verdiazules. Los niveles de toxina en Okeechobee midieron 16 veces más de lo que recomienda el Departamento de Protección Ambiental. Las pruebas mostraron niveles de microcistina a 860 microgramos por litro, 100 veces más que las pautas de salud de la Agencia de Protección Ambiental para la microcistina.

¿Cómo lidiamos con los problemas de las algas?

A pesar de los daños económicos, sanitarios y medioambientales que han causado estas floraciones, los esfuerzos realizados fueron mínimos para evitarlos.

No hay duda de que el monitoreo de la calidad del agua es esencial para comprender las tendencias de las algas y predecir las floraciones dañinas. Se necesita urgentemente intensificar las intervenciones gubernamentales y científicas para abordar el problema.

Las páginas web gubernamentales publican actualizaciones sobre las floraciones de algas en todos los estados, así como recursos y programas relevantes.

Recientemente, la NASA publicó un nuevo conjunto de datos de 2300 lagos en los EE.UU. contaminados con cianobacterias. El nuevo conjunto de datos ahora está disponible para el público en general en forma de datos sin procesar, mapas de floración de algas y un índice de riesgo de cianobacterias para la salud humana. Con el tiempo, esta forma estandarizada de evaluar las algas verdiazules permitirá a los científicos comparar las floraciones en los EE.UU., obtener información sobre las tendencias de las algas y predecirlas con mayor precisión.

Otras vías fluviales de todo el país están siendo rescatadas con la ayuda de tecnologías sostenibles. Por ejemplo, la Universidad de la Costa del Golfo de Florida (FGCU) monitorea la calidad del agua en tiempo real y controla la floración de algas con boyas ultrasónicas alimentadas por energía solar. Lo mismo ocurre con el Departamento de Conservación Ambiental del Estado de Nueva York (NYDEC) y el Departamento de Protección Ambiental de Florida.