Crecimiento de algas
Artículo

¿Por qué es importante controlar el crecimiento de algas?

Una combinación de temperaturas elevadas, agua estancada y sobrecarga de nutrientes puede dar lugar a un crecimiento excesivo de algas.

Las llamadas proliferaciones de algas pueden conducir a un agotamiento del oxígeno en el agua, a la liberación de toxinas y a problemas de sabor y olor. Sin tratamiento, las algas crecerán más cada año, dando como resultado un ecosistema desequilibrado. Por lo tanto, es importante controlar el crecimiento de las algas para un ecosistema saludable.

Por qué son importantes las algas

Las algas son un grupo diverso de organismos similares a las plantas que se encuentran en una amplia gama de ecosistemas. Son células fotoautotróficas que contienen clorofila, tienen estructuras reproductivas simples, y su tejido no se diferencia en raíces verdaderas, tallos u hojas. El término «algas» abarca una variedad de organismos que producen oxígeno mediante la fotosíntesis. Se estima que alrededor del 70-80% del oxígeno que respiramos proviene de las algas. Además de producir oxígeno, las algas proporcionan alimento a los peces y otros animales acuáticos.

En todos los cuerpos de agua, un nivel básico de algas está presente. Estas concentraciones de algas pertenecen a la ecología normal de los lagos y también son importantes para el equilibrio ecológico dentro del agua. Sin embargo, en casi todos los lugares donde se almacena el agua, se producen problemas de algas. Cuando el agua está estancada, tiene una temperatura elevada o una alta concentración de nitratos y fosfatos, puede producirse una proliferación de algas, lo que puede causar distintos problemas.

¿Cuándo causan problemas las algas?

Cuando un tipo específico de algas comienza a crecer exponencialmente, puede sofocar a otros organismos dentro del agua que son importantes para una ecología equilibrada del lago.

Esto da lugar a una menor penetración de luz en la columna de agua y a un aumento del pH, lo que a su vez provoca una reducción del crecimiento de las plantas y, por consiguiente, una disminución de los niveles de oxígeno disuelto en las capas más profundas del lago. El equilibrio dentro de un lago cambia aún más a medida que las bacterias aeróbicas del suelo empiezan a morir, y la absorción de nutrientes es asumida por las bacterias anaeróbicas, lo que provoca un deterioro de la calidad del agua y, con el tiempo, la muerte masiva de peces y otros organismos acuáticos, creando un desequilibrio en el lago. De este modo, varios factores favorecen el florecimiento de determinadas algas, lo que provoca un cambio en el equilibrio del lago.

La proliferación de las algas suele tener lugar en agua dulce, como en lagos y embalses de agua, así como en entornos marinos. Se pueden identificar fácilmente por la coloración del agua que resulta de la alta densidad de células pigmentadas. Aunque muchos tipos de algas pueden formar proliferaciones, las de algas nocivas cianobacterianas (CyanoHABs) tienen el potencial de producir toxinas que son peligrosas para otros organismos, incluidos los seres humanos, los animales domésticos y el ganado.

El ultrasonido como solución para el control de algas

Para prevenir o restaurar un ecosistema desequilibrado, es importante controlar los problemas de algas. Cuando se trata de lagos o estanques más grandes, los métodos actuales de control de algas incluyen la aireación, la mezcla y el ultrasonido. Como alternativa al uso de productos químicos, LG Sonic desarrolló una tecnología basada en los ultrasonidos para controlar eficazmente el florecimiento de las algas. El control de las algas con ultrasonido es una tecnología bien establecida que existe desde hace muchos años. Es una tecnología respetuosa con el medio ambiente y efectiva en relación con el costo, pues es completamente inofensiva para los peces y las plantas.

Cómo el ultrasonido controla las algas

El control del crecimiento de las algas con ultrasonido de baja potencia es una tecnología bien establecida que existe desde hace muchos años. Es una tecnología respetuosa con el medio ambiente que es inofensiva para los peces y las plantas.

LG Sonic utiliza ondas sonoras ultrasónicas específicas para controlar la proliferación de las algas. Para controlar las algas, se instala un transmisor LG Sonic en el agua que transmite ondas sonoras ultrasónicas específicas. Las ondas sonoras pueden propagarse a través de la columna de agua a lo largo de cientos de metros. Las algas azul-verdes están en posesión de vesículas de gas. Durante el día, las algas viajan arriba y abajo en la columna de agua. Viajan a la superficie del agua para absorber la luz del sol para la fotosíntesis y al fondo para los nutrientes. Las ondas sonoras ultrasónicas crean una capa de sonido en la capa superior del agua que afecta a la regulación de la flotabilidad de las algas, fijándolas en la columna de agua.

Debido a la falta de luz solar y nutrientes, las algas se hundirán hasta el fondo del embalse donde finalmente morirán y se descompondrán. Sin embargo, debido a que siguen siendo una parte vital del ecosistema acuático, el control ultrasónico de las algas no las elimina por completo, sino que las reduce hasta en un 90%. Esto restaura el ecosistema acuático reduciendo y controlando los niveles de algas. En general, el control ultrasónico de algas no altera significativamente el nivel básico de algas presente en un lago. Sin embargo, debido al efecto directo de los ultrasonidos en la distribución vertical de las algas en la columna de agua, los ultrasonidos influyen directamente en la capacidad de una especie de algas para formar una proliferación. En general, estas floraciones pueden reducirse en un 70-90% en concentración, en comparación con la ausencia de tratamiento.

Cuando las algas se controlan con ultrasonido, los niveles de algas disminuyen gradualmente; sin embargo, si no se aplica ningún tratamiento, las algas crecerán más y más cada año. Cuando los niveles de algas disminuyen, la claridad del agua mejorará.