Noticias 27 Sep, 2021

Una nueva investigación relaciona la floración de algas con problemas neurológicos

  • Algunas floraciones de algas nocivas (FAN) liberan toxinas que causan enfermedades en las personas y los animales, dañando el medio ambiente;
  • Una nueva investigación relaciona una toxina de las algas con problemas neurológicos;
  • Las personas con enfermedad hepática son más propensas a sufrir problemas neurológicos causados por las floraciones;
  • Las FAN son cada vez más frecuentes y abundantes. Es fundamental aprender qué tipos son dañinas y cómo evitar el contacto con ellas.

Se sabía que algunas toxinas producidas por algas unicelulares y cianobacterias podrían provocar enfermedades graves. Los síntomas de la exposición a las cianotoxinas pueden ser leves a graves. Tocar y nadar en agua contaminada o inhalar toxinas en el aire puede causar irritación de:

  • Pulmones
  • Piel
  • Ojos
  • Nariz
  • Garganta

Los problemas más graves ocurren al tragar agua o alimentos contaminados, e incluyen:

  • Dolor de estómago
  • Dolores de cabeza
  • Síntomas neurológicos como debilidad muscular
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Daño hepático

Algae bloom in front of a coast line

Recientemente, una nueva investigación de la Universidad de Carolina del Sur ha descubierto una relación de problemas neurológicos con la microcistina, una toxina producida por las floraciones de cianobacterias. Los hallazgos también sugieren que las personas con enfermedad hepática son más propensas a sufrir problemas neurológicos si se exponen a estas floraciones. Esto equivale al 25 por ciento de la población.

Las toxinas y la enfermedad hepática se relacionan entre sí. Según el estudio, hay una abertura en la barrera alrededor del cerebro que permite que «las sustancias químicas o moléculas que causan inflamación se transporten de un lado a otro del hígado al cerebro«. Esto implica que, a largo plazo, las toxinas dañinas podrían afectar negativamente a otros órganos, lo que representa un gran riesgo para la salud de las personas.

La lista de preocupaciones relacionadas con las algas no se detiene ahí. A principios de este año, los investigadores descubrieron la toxina anatoxina-a (ATX) en el aire por primera vez, lo que demuestra que simplemente por inhalar el aire alrededor de un cuerpo de agua contaminado, las peligrosas toxinas de las algas pueden causar pérdida de coordinación, parálisis respiratoria o incluso la muerte en humanos y animales. Los científicos encontraron una solución: las mascarillas médicas pueden protegernos de las toxinas de algas en aerosol. Sin embargo, esta es solo una solución temporal para un desafío persistente.

Las floraciones nocivas no solo afectan a las personas, sino también al ecosistema acuático, a los animales y al medio ambiente en general. El aumento de nutrientes que fluyen hacia nuestras aguas y el calentamiento global solo empeoran el problema con las algas.

¿Qué se puede hacer?

Evitar el contacto con las floraciones de algas. Pueden aparecer como una espuma verde o suciedad en la superficie de un cuerpo de agua, incluyendo los que se utilizan para beber o con fines recreativos. Algunas floraciones también causan olores fétidos a humedad. Estar atento a las páginas web gubernamentales, como la EPA o la DHEC, que se actualizan continuamente con los últimos recursos e información relacionados con las algas.

En resumen, es necesario mejorar los métodos de detección y tratamiento. Controlar la entrada de nutrientes es fundamental; sin embargo, no es factible de inmediato. Mientras tanto, existen soluciones tecnológicas que pueden ayudarnos a comprender, predecir y tratar mejor las algas y sus subproductos.